ir al contenido
🔴
Espacio Publicitario

Otra niña asesinada, otra familia afectada

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Por: Hernando Mantilla Medina. Se volvió a repetir la historia triste, absurda y muy lamentable de la muerte de una Niña, que barbaridad, que situación tan espantosa, definitivamente el poder del mal hace que se actúe de una manera irracional en un momento dado y vemos las consecuencias, muerte, tristeza, una familia destrozada por siempre por el dolor, así no es, con l@s niñ@s no.

No entiendo y nunca entenderé ¿Qué pasa por la cabeza de un ser humano para hacer tanto daño con sus actos, que paso por la cabeza de este monstruo que ataco, mato y no contento con eso, desmembró a la niña Mitchell Dayana?, solo el en su interior lo sabe, va a tener mucho tiempo para pensar porque lo hizo, algo así como 40 años físicos tendrá para meditar y si es del caso arrepentirse ante Dios, si es que lo hace, porque definitivamente sus actos no tienen perdón humano, dios en su infinita misericordia le dará el perdón debido, porque aquí en la tierra el daño que hizo fue espantoso.

Siempre he dicho que lucho como Defensor de los Derechos Carcelarios en Santander por los Derechos Carcelarios de las personas una vez están en las cárceles, que tengan una vida algo digna, que les respeten sus mínimos derechos, pero nunca, lean bien , nunca defenderé los delitos cometidos, ninguno de los delitos, en este caso el de esta niña que tenía 14 años, tengo una nieta de la misma edad, solo pensar que algo así le pueda pasar a mi Nieta me pasan calambres por mi alma, es algo muy doloroso, la pérdida de un hij@ o niet@ y en esas circunstancias, produce un dolor que nadie puede tabular.

Pero también queda en el ambiente jurídico una situación que genera cuestionamientos, ¿de qué ha servido en Colombia el aumento de penas, en este caso, de penas por delitos cometidos contra l@s niñ@s?, este monstruo no se puso a pensar en el momento de su acto irracional y enfermo en que ataco a la niña lo que le podría pasar si fuera capturado, le valió cinco, simplemente pudo más su deseo malsano y enfermizo de hacer daño que el pensar que lo iban a condenar a lo que la Ley dice actualmente como pena máxima, 50 años de prisión, eso de nada ha servido, cuando el poder del mal llega al ser humano, nadie detiene su accionar porque esa persona no tiene a Dios en su vida.

Ya lo vimos con el loco que secuestró, torturo, violó y asesinó a la niña en Bogotá, el arquitecto de la maldad y lo hemos visto en otras situaciones, a estos barbaros no los detiene nada, su intención es hacer daño, primero su interés malsano de lastimar, el resto del mundo les vale menos que nada.

Solo Dios puede cambiar estas situaciones que producen tanta tristeza, mientras sigamos alejados de EL seguirán pasando todas estas cosas, así la Justicia diga que la pena es de 100 años o vuelva a surgir la Cadena Perpetua, el alma del ser humano es la que le indica su actuar, bueno o malo.

Dios nos perdone por lastimar a nuestr@s niñ@s, descanse en paz Michell, paz para su familia. Con gran tristeza en el alma, Voy Con Toda. Amen.

Más reciente

Hay que construir cultura

Hay que construir cultura

Cuando yo era un pelado de bachillerato me gustaba leer a la lata de cuantas carajadas cayeran a mis manos, pero claro que, con sumo agrado, a Emilio Salgari, a Jack London, a Julio Verne, y las columnas de Alfonso Castillo Gómez de El Espectador, entre otros. Y biografías de

Macabro sistema de las EPS en salud

Macabro sistema de las EPS en salud

No es una novedad las constantes protestas por el paupérrimo servicio dado por las EPS a los usuarios en salud, donde increíblemente se da una constante para ser atendidos como el paciente merece, si no es con una tutela la salud en Colombia no opera, solo basta con ver las

El valor del duelo

El valor del duelo

Por: Jimmy Fortuna* Afortunadamente, los libros siguen cumpliendo su sagrada misión: acompañar a los seres humanos en sus diferentes etapas y momentos de sus vidas, no solo como amigos de viaje, sino como compañeros que invitan a la reflexión de aquellos temas, infortunadamente, convertidos en tabúes, pero, que, curiosamente, son