ir al contenido
🔴

Voces en resistencia: persisten las movilizaciones en el nororiente colombiano

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

En el sur del departamento del Cesar, más de 3.000 habitantes del nororiente de Colombia continúan protestando con bloqueos intermitentes en la Ruta del Sol. Su demanda principal es que se aborde la crisis humanitaria y se tome acción contra la presencia de grupos armados.

Desde el pasado 4 de junio, diversos grupos sociales en regiones como Magdalena Medio, el Catatumbo, el Bajo Cauca antioqueño, y partes de Bolívar y Cesar, incluyendo campesinos, comunidades afrodescendientes, indígenas, trabajadores, mujeres, jóvenes, estudiantes, y sectores urbanos populares, junto con defensores de derechos humanos y ambientalistas; han estado protestando en carreteras y áreas urbanas. Las organizaciones se han reunido para llamar la atención sobre la continua violencia en estas áreas y para exigir al presidente Gustavo Petro acciones concretas. Las protestas buscan soluciones genuinas ante la creciente violencia que ha cobrado vidas y ha generado riesgos para la vida e integridad de la comunidad y sus familias.

Es importante recordar que las personas que participan en las protestas actuales han sufrido a lo largo de su historia las consecuencias del conflicto armado en Colombia. Han sobrevivido a la violencia desatada por los paramilitares, han sido afectadas por acciones de grupos guerrilleros, y en la actualidad están experimentando una revictimización debido a la presencia de grupos ilegales.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Human Conet, Juntos SOMOS (@humanconet)

El mensaje unificado de los manifestantes es que la paz es imposible sin una acción efectiva y estratégica del Estado contra el paramilitarismo. La movilización denuncia la violencia paramilitar y la aplicación de la doctrina de seguridad nacional que percibe a los movimientos populares y a la oposición política como enemigos internos, lo que representa una amenaza para el movimiento social y popular, especialmente para el Congreso de los Pueblos.

Los manifestantes afirman que mantendrán el bloqueo de la carretera hasta que se establezca una mesa de diálogo de alto nivel con el Ejecutivo y se acuerden compromisos claros para detener la violencia en la región.

Más reciente