ir al contenido

Campesinos de El Aro reciben títulos de más de 800 hectáreas tras 27 años de la masacre

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Luego de 27 años de la masacre de El Aro en Ituango, Antioquia, la Agencia Nacional de Tierras (ANT) entregó títulos de propiedad a 35 familias víctimas del conflicto armado.

Estos títulos corresponden a 809 hectáreas de terreno, donde los campesinos cultivan maíz, arroz, plátano y fríjol y realizan ganadería en pequeña escala.

Las familias beneficiadas padecieron la masacre perpetrada por paramilitares en este caserío el 22 de octubre de 1997, que dejó 15 a campesinos asesinados, 42 casas incendiadas y más de 1.400 personas desplazadas.

Tulio Mejía, líder comunitario de El Aro y beneficiario de la ANT, manifestó que “estos títulos son una forma de reparación, porque la mayoría de los que habitan aquí no cuentan con escrituras o títulos de los predios y así es mucho más difícil que lleguen los proyectos al territorio”.

Felipe Harman, director de la Agencia Nacional de Tierras, subrayó el significado de este acto para las familias afectadas. “Ya han pasado 27 años de la masacre de El Aro y esta es una comunidad que ha resistido todos estos años los embates de la guerra. Esta es una linda oportunidad de resarcir tanto dolor, porque venimos a entregar los títulos de tierra, tierra por la cual los despojaron, pero hoy este gobierno los hace dueños”, señaló Harman.

La entrega de los títulos les proporciona seguridad jurídica a las familias y les permitirá acceder a beneficios adicionales de la Reforma Agraria impulsada por el Gobierno, incluyendo créditos y apoyo en proyectos productivos.

Más reciente

La tragedia de esta nación en manos de bandidos

La tragedia de esta nación en manos de bandidos

El ex director de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres de Colombia, Olmedo López Martínez, denuncia el compromiso de altos funcionarios del gobierno y congresistas en escándalos de corrupción y financiamiento de guerrillas, afectando reformas clave en salud, educación y justicia.

Miembros Público