ir al contenido
🔴
Espacio Publicitario

COP28 marca un hito al abordar las causas fundamentales del cambio climático

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp
Nota: Este artículo es fruto de una colaboración entre Inteligencia Artificial y un periodista. Mientras la IA se encargó de la redacción, la selección del tema y las directrices editoriales fueron establecidas por un profesional humano.

Con un despliegue histórico, la cumbre climática de la ONU, COP28, ha sorprendido al mundo. Contra todo pronóstico y a pesar de la agitada situación política global, los representantes reunidos en Dubai han llegado a un acuerdo sin precedentes: **abandonar el uso del carbón, petróleo y gas natural**, principales causores del calentamiento global.

El encuentro, presidido por Sultan al-Jaber y organizado en uno de los estados petroleros más influyentes del mundo, los Emiratos Árabes Unidos, estuvo al borde de ser tachado de **'greenwashing'**. No obstante, los **198 participantes acordaron trascender los combustibles fósiles** de forma *'justa, ordenada y equitativa'*, aún bajo la resistencia de ciertos estados productores.

Esta medida dista de ser perfecta, evidenciado en el lenguaje utilizado alrededor del término **'descarbonización'**, que deja ciertas salvedades para la continuidad de las energías de carbón. Europa buscaba eliminar por completo los combustibles fósiles, en contraposición a productores renuentes. Los países insulares, por su parte, denuncian que sus preocupaciones han sido ignoradas.

En el espectro diplomático, Sultan al-Jaber mostró un interés genuino en lograr un éxito negociador para su nación más allá de sus intereses económicos. *'Se han visto algunas ventajas de que un hombre del petróleo esté a cargo'*, reflejado en un compromiso por 50 compañías petroleras para reducir las emisiones de metano.

Además, un preacuerdo entre Estados Unidos y China, grandes contaminadores y rivales geopolíticos, contribuyó a integrar temas cruciales sobre combustibles fósiles, facilitando un consenso. Incluso la elección de Baku como próxima sede simboliza un mensaje de unidad, con Armenia apoyando la candidatura de su vecino Azerbaiyán.

Sin embargo, trasladar los acuerdos a la realidad representará un desafío aún mayor, como la conversión de señales diplomáticas en acciones concretas. La presión sobre las empresas petroleras, sobre todo en países desarrollados, se intensificaría, tal vez complicando sus operaciones por disputas legales. En el camino para relegar los combustibles fósiles, **se necesitarán precios sobre el carbono y subsidios bien dirigidos** para tecnologías limpias en el mundo desarrollado.

Los países más pobres requerirán apoyo, un tema espinoso que ha quedado postergado en esta cumbre. Según la Energy Transition Commission, para retirar anticipadamente las plantas de carbón se necesitaría que el mundo rico provea entre **$25bn-$50bn al año** en ayudas durante esta década a los países en desarrollo.

Este contexto pone en relieve una inminente batalla. Los proyectos en naciones en desarrollo son más costosos, y el sector privado demanda primas para compensar riesgos asociados. Los países ricos, por otro lado, buscarán limitar sus obligaciones financieras. Más allá de los acuerdos alcanzados en Dubai, **salvar esta brecha** será clave para confirmar si realmente estamos presenciando el comienzo del fin de la era de los combustibles fósiles.

Más reciente