ir al contenido

Demanda por falta de higiene: Mujer exige divorcio y compensación económica a su esposo en Turquía

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Una mujer turca ha demandado a su esposo por divorcio y compensación por daños debido a su mala higiene personal, alegando que su desinterés por el aseo y la salud bucal se ha vuelto insostenible. Este inusual caso ha causado asombro a nivel mundial.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Un singular proceso de divorcio ha generado revuelo en Turquía y más allá de sus fronteras, convirtiéndose en tema de conversación mundial. Una mujer turca ha llevado a su esposo ante la justicia, instigando una demanda que no solo culmina en la solicitud de disolución matrimonial, sino que también incluye una petición de indemnización por daños y perjuicios agravados por la ausencia de medidas de higiene personal de su cónyuge.

La base del pleito legal es tan insólita como contundente: la falta de aseo regular del marido. **La esposa, cuya identidad no trascendió, ha presentado su caso acentuando que el desdén de su esposo por el agua y el jabón se ha convertido en una fuente de conflicto insostenible**. Acorde a los testimonios, el hombre se sumergía en la ducha apenas una vez entre cada siete a diez días, un hábito que ha derivado en un potente mal olor que se fue intensificando con el tiempo hasta hacerse intolerable.

El problema no solo se quedó en la esfera privada, sino que también involucró la salud bucal del implicado; el sujeto, según expone la demanda, se cepillaba los dientes con una frecuencia que oscilaba únicamente entre una y dos veces a la semana. 'Solo pedía los actos normales diarios de higiene', lamentaba la mujer en su testimonio.

En un país donde tales asuntos privados raramente salen a la luz pública, el caso ha suscitado tanto asombro que la demandante se vio en la necesidad de incluir declaraciones de testigos, entre quienes se cuentan amigos y familiares. Estos corroboraron ante la corte que el hombre, efectivamente, prolongaba el uso de la misma indumentaria por períodos de cinco días y que su cercanía era sinónimo de un desagradable olor.

La reacciones no se han hecho esperar a nivel nacional y en las plataformas digitales, donde el asunto ha sido ampliamente difundido, alcanzando a etiquetarse como un episodio de proporciones cinematográficas.

Más reciente