ir al contenido

FAO pide a plazas de mercado en Colombia ser más inteligentes para apoyar lucha contra el hambre y el desperdicio

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

La FAO en Colombia está fortaleciendo las capacidades técnicas para modernizar los mercados tradicionales en entornos sostenibles y saludables. Compartió experiencias con actores claves en México y Bogotá sobre reducir el desperdicio de los alimentos y el abordaje de la economía circular.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Colombia y la Oficina Regional de la FAO, con el propósito de fortalecer las capacidades técnicas de actores clave del canal de comercialización tradicional para la modernización de las centrales de abasto, galerías y plazas de mercado, y su transformación en entornos saludables y sostenibles que contribuyan a la realización progresiva del Derecho Humano a la Alimentación Adecuada, ha diseñado el ciclo de eventos técnicos "Ciclo de Intercambio de Experiencias: Transformación de Centrales de Abasto, Galerías y Plazas de Mercado: Hacia el Derecho Humano a la Alimentación Adecuada".

Dentro de este ciclo de intercambios, se abordarán diversos temas como las pérdidas y los desperdicios de alimentos (PDA), la economía circular, la gobernanza, la comercialización inclusiva y el turismo gastronómico, entre otros. Estos temas corresponden a los ejes y recomendaciones de modernización definidos de manera participativa por la FAO para su trabajo en Colombia.

De esta manera, fue realizado el primero de cuatro encuentros del ciclo, orientado al Abordaje de la pérdida y el desperdicio de alimentos a través de la economía circular, en el que representantes de centrales de abastos de México, Bogotá y Pasto presentaron las experiencias desarrolladas con el acompañamiento de la FAO.

Marcela Villegas, coordinadora general de la Central de Abasto de la Ciudad de México (CEDA), expuso en Colombia el impacto que ha tenido el programa de sostenibilidad, el que un eje central ha sido justamente la apuesta por reducir las PDA en esta central que comercializa diariamente entre 30 a 45 mil toneladas de alimentos.

La CEDA ha realizado análisis sobre las PDA que se ocasionan en sus instalaciones con el apoyo de Universidades y diferentes instituciones, base para el diseño de un robusto programa que comprende la mejora en la clasificación y valorización de residuos, la donación de alimentos y mejoras en la infraestructura.

“Hemos realizado varios procesos de formación a comerciantes, dando a conocer las oportunidades de negocios que permiten reducir las PDA a partir de la economía circular; así mismo hemos implementado un proceso de selección y aprovechamiento de residuos con la creación del centro ITACATE”, explicó la señora Villegas.

ITACATE es el lugar donde se recolectan, seleccionan y distribuyen los alimentos frescos que salen del circuito comercial. La mayor parte de estos son destinados para la donación de alimentos, que suman 8.02 toneladas a mayo de 2024, evitando la generación de 371 toneladas de CO2, estos alimentos son entregados a 600 comedores comunitarios y representan 80 mil raciones de comida diaria.

En Colombia hay impulso

Un aprovechamiento similar al realizado por la Corporación de Abastos de Bogotá S.A. (CORABASTOS), la principal central de abastos de la ciudad, que cuenta con 1.300 accionistas y 5.600 comerciantes mayoristas y minoristas, y donde cada mes se comercializan 250 mil toneladas de alimentos, aproximadamente.

Fabián Cuesta, de la Subgerencia comercial y de negocios de Corabastos, destacó la alianza que la central tiene con el Banco de Alimentos de Bogotá, a través de la cual en 2023 fue posible rescatar 2.741 toneladas de alimentos, los cuales favorecen a comunidades vulnerables.

“Alcanzar esta meta, ha sido posible gracias al proceso de sensibilización realizado con los comerciantes, así como a los procesos de formación que giran alrededor de la iniciativa de disminuir los desechos orgánicos en los contenedores”, explicó el señor Cuesta.

Asimismo, como contribución al desarrollo sostenible del país, en línea con los Planes de Desarrollo Nacional y de Cundinamarca, Corabastos ha puesto en marcha la creación de una planta pública de abonos. Y es que, si bien hoy la central cuenta con una compostera, la apuesta crece en la medida en que la demanda de estos insumos biológicos también ha crecido, acorde a la meta que tanto a nivel nacional como departamental existe en relación con la optimización del funcionamiento del sistema agroalimentario y la producción sostenible de alimentos.

Tal como fue expuesto por João Intini, oficial de Políticas de Sistemas Alimentarios de la FAO para América Latina y el Caribe, “la integración de productores y productoras de la agricultura familiar, generando alianzas con centrales de abastos y plazas de mercado, no solo optimiza el abastecimiento de alimentos, sino que además aumenta la sostenibilidad de las economías locales”.

“El impacto de la modernización de plazas de mercado y centrales de abasto en la seguridad alimentaria y el derecho humano a la alimentación adecuada es innegable, estos pueden ser entornos de alimentación saludable para todos y todas”, expresó Agustín Zimmermann, representante de la FAO en Colombia, al celebrar este tipo de intercambios que amplían la mirada a nivel regional, donde estos escenarios tienen características similares.

Y es que, de acuerdo con lo presentado por José David Torres, Especialista en Sistemas Alimentarios, abastecimiento y comercialización inclusiva de la Oficina Regional de la FAO, en América Latina y el Caribe “los mercados tradicionales son los mayores proveedores de alimentos, contrario a lo que ocurre en otras regiones, de allí la importancia de seguir impulsando su modernización, incluyendo elementos como la digitalización, economía circular, transparencia e inocuidad”.

“El desarrollo de políticas y la gobernanza son elementos clave para facilitar y mejorar el acceso a alimentos”, agregó, señalando que en los últimos años la actualización y publicación de precios, programas de sostenibilidad y capacitación a comerciantes son algunos de los logros que la adelanta la agenda de modernización de plazas de mercado y centrales de abasto, desarrollada en 14 países de la región.

“Las plazas de mercado y centrales de abastos son escenarios de intercambio entre los diferentes actores del sistema agroalimentario, contribuyendo a la garantía progresiva del derecho humano a la alimentación, y avanzando en la transformación para ser entornos de alimentación saludable y sostenible”, concluyó Yazmín Aldana Holguín, especialista en pérdidas y desperdicios de alimentos, y economía circular de la FAO en Colombia.

Más reciente