ir al contenido
🔴

Fue a hacerse la manicura y terminó contagiada con herpes

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Una mujer demandó a un salón de uñas por $1,75 millones después de contraer herpes por una mala higiene durante su manicura. La mujer sostiene que el manicurista no utilizó guantes desechables ni desinfectó sus herramientas antes o después del servicio.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Hacerse las uñas ayuda a estilizar las manos, por ello, nos encanta tener ese tiempo para nosotras. Sin embargo, puede representar un riesgo si tu manicurista no toma las medidas de higiene adecuadas, como el caso de una mujer que contrajo herpes tras hacerse las uñas.

Una mujer en Portland, Oregon, en Estados Unidos, presentó una demanda por 1,75 millones de dólares contra PDX Nails, luego de desarrollar llagas dolorosas en las manos a días de haberse realizado un servicio de manicura.

De acuerdo con la mujer, el manicurista no usó guantes, no desinfectó sus herramientas utilizadas antes de realizar el servicio y, posteriormente, las guardó en una lata sin desinfectarlas nuevamente, lo que puede favorecer a la proliferación de agentes infecciosos.

¿Por qué es importante esterilizar las herramientas de manicura?

Un manicurista debe desinfectar sus herramientas de trabajo para prevenir la transmisión de infecciones, ya que es común que se realicen cortes en la piel que pueden lastimar áreas más sensibles como las cutículas. Al utilizar herramientas desinfectadas, se reduce el riesgo de contagio de enfermedades por hongos, bacterias y virus, incluido el temido VPH.

En el caso de la mujer que desarrolló ampollas en las manos, afirmó que dos días después de realizarse una manicura, sus dedos comenzaron a hincharse y cuatro días después aparecieron abultamientos llenos de líquido, por lo que acudió a una clínica donde tomaron muestras de sus ampollas y le diagnosticaron panadizo herpético.

El panadizo herpético es una infección de la piel que surge en la parte distal del dedo, causada por el virus herpes simple. De acuerdo con información del Instituto Médico Cleveland Clinic, se caracteriza por dolor intenso, enrojecimiento y edema. Las lesiones comienzan generalmente con un ardor u hormigueo, seguido por la aparición de ampollas en la piel.

Esta infección puede surgir por contacto directo con llagas o ampollas de herpes en otra persona, especialmente si hay cortes o abrasiones en la piel de la mano. Por ello, los entornos donde se manipulan lesiones cutáneas o fluidos corporales infectados con el virus del herpes simple presentan un riesgo particular.

Más reciente