ir al contenido
🔴

La corte suprema lleva a juicio al exsenador Eduardo Merlano por abuso de poder tras 12 años del incidente

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

La Corte Suprema de Justicia acusa al exsenador Eduardo Carlos Merlano por tráfico de influencias tras usar su posición para evitar una prueba de alcoholemia en 2012.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

La corte suprema lleva a juicio al exsenador Eduardo Merlano por abuso de poder tras 12 años del incidente

La histórica frase "usted no sabe quién soy yo" regresa a los titulares a medida que Eduardo Carlos Merlano, exsenador de la República, es formalmente acusado por la Corte Suprema de Justicia por supuesto tráfico de influencias. Esto ocurre una década después de que Merlano protagonizara un altercado con la autoridad durante un control de tránsito en Barranquilla, donde alegó su posición como senador para evitar una prueba de alcoholemia.

Los eventos que dieron pie a la acusación ocurrieron en la noche del 13 de mayo de 2012, momento en que el congresista fue intervenido por oficiales de policía debido a la sospecha de conducir bajo efectos del alcohol. Frente a la solicitud de los documentos y la prueba pertinente, Merlano resistió, declarando que su elección por votación le eximía de cumplir con el protocolo.

Las intimidaciones del exservidor público hacia los oficiales que realizaban el control llevaron a la paralización del procedimiento y a la omisión de aplicar sanciones correspondientes. Este abuso de poder ha sido señalado por la Corte Suprema, destacando cómo Merlano explotó su posición para impedir no solo una sanción más severa sino también la inmovilización de su vehículo.

La conducta del entonces congresista ha sido calificada de inapropiada por el alto tribunal, que reiteró la responsabilidad de Merlano de acatar las leyes igual que cualquier otro ciudadano, más aún como legislador. Anteriormente, Merlano había sido destituido e inhabilitado por la Procuraduría General durante diez años, aunque esta medida fue revocada por el Consejo de Estado que argumentó falta de competencia del Ministerio Público para imponer dicha sanción.

Más reciente