ir al contenido
🔴

La ONU exige respeto hacia los indígenas del Cauca ante la reanudación de conflictos armados

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

La ONU condenó la violencia contra las comunidades indígenas en Colombia, acentuada tras el fin del cese al fuego en las negociaciones de paz. La organización urgió a las facciones rebeldes a respetar los derechos humanos y al Gobierno colombiano a proteger a estas poblidades.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

La ONU condena violencia contra comunidades indígenas en Colombia

El escalamiento de enfrentamientos armados en Colombia ha llevado a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a pronunciarse enfáticamente. En una reciente declaración, la entidad internacional ha reprobado los ataques que afectan a las poblaciones indígenas en el departamento del Cauca, instando a todas las partes a respetar la integridad de estas comunidades vulnerables.

Desde el término del cese al fuego en las negociaciones de paz entre el gobierno colombiano y las facciones rebeldes, la hostilidad se ha intensificado. Las "Fuerzas Militares han retomado las operaciones contra las disidencias bajo el liderazgo de 'Iván Mordisco', afectando especialmente a los territorios indígenas", denuncia la ONU.

Esta situación crítica ha sido ampliamente reportada por organizaciones pro-derechos humanos y líderes nativos, quienes alertan sobre la grave amenaza que supone para la seguridad y el bienestar de las comunidades indígenas.

Mediante una publicación en redes sociales, los representantes de la ONU declararon: "Condenamos enérgicamente las intimidaciones dirigidas hacia líderes y guardianes del Pueblo Nasa en los resguardos de Toribío y San Francisco #Cauca. Urgimos a los grupos armados no gubernamentales a cumplir con las leyes internacionales humanitarias y respetar los derechos humanos sin condiciones".

Además, la ONU ha hecho un llamado directo al Gobierno de Colombia, subrayando su "deber imperativo de salvaguardar los derechos humanos en estas circunstancias", poniendo especial énfasis en la necesidad de protección en la región del Cauca, donde los enfrentamientos son particularmente intensos.

Las tensiones en esta área se han agravado recientemente tras el asesinato de Carmelina Yule, una destacada líder indígena, por parte de disidentes. Este lamentable suceso se desencadenó después de un intento de la comunidad por rescatar a un menor de un secuestro, llevando al Gobierno a abandonar el cese al fuego y responder militarmente.

La ONU persiste en su llamamiento al respeto y la protección de las comunidades indígenas, quienes se encuentran atrapadas en un conflicto que amenaza su supervivencia y autonomía. El respeto a la vida y la seguridad de estas poblaciones sigue siendo una preocupación central en el contexto colombiano.

Más reciente