ir al contenido
🔴

Medicamentos para la pérdida de peso podrían cambiar la preferencia por lo dulce en mujeres, indica estudio

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Fármacos como Ozempic y Wegovy pueden disminuir el gusto por los alimentos azucarados, revela un estudio. La semaglutida, ingrediente clave en estos medicamentos, podría alterar cómo se perciben los sabores. Aún se requieren más investigaciones para confirmarlo.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Un estudio revela que fármacos como Ozempic y Wegovy podrían estar alterando la sensibilidad gustativa y disminuyendo la predilección por alimentos azucarados en aquellas mujeres que los consumen. Este hallazgo se dio a conocer en la reunión anual de la Sociedad Endocrina, en Boston.

El ingrediente clave en estos medicamentos, la semaglutida, no solo contribuiría con la reducción de peso sino que también "podría influir en cómo la lengua y el cerebro perciben los sabores dulces", explicaron científicos involucrados en la investigación.

Mojca Jensterle Sever, una endocrinóloga de Eslovenia, enfatizó que "aquellas personas con obesidad tienden a percibir los sabores de una manera menos intensa y a tener automáticamente una mayor inclinación hacia productos dulces y calóricamente densos".

En la investigación, un conjunto de mujeres con obesidad recibió aleatoriamente o bien dosis de semaglutida o un placebo. Seguido de un periodo de 4 meses, durante el cual se evalúo su sensibilidad a varios sabores y también su respuesta neural a los mismos.

Los resultados sugieren que aquellas participantes bajo el tratamiento con semaglutida presentaron cambios en cómo percibían el gusto, en la actividad genética de sus receptores gustativos y en cómo sus cerebros reaccionaban a los alimentos dulces.

Además, estos resultados se alinean con observaciones hechas previamente en modelos animales. Jensterle Sever añadió: "Es plausible pensar que los cambios notificados por pacientes concernientes a sus preferencias alimenticias podrían relacionarse con los efectos de la semaglutida, más allá del simple hecho de reducir el apetito y fomentar la saciedad".

A pesar del entusiasmo, la investigadora insta que se requieren estudios adicionales, especialmente porque el fenómeno del gusto es sumamente subjetivo y variable entre individuos.

La comunidad científica aguarda por futuras investigaciones que clarifiquen si la efectividad de la semaglutida en la lucha contra la obesidad es, en realidad, una "cuestión de gustos".

Es importante señalar que estos descubrimientos son preliminares y se esperan los resultados de un estudio más amplio y revisado por pares antes de establecer cualquier conclusión definitiva.

Más reciente