ir al contenido

Niños y niñas del Área le madrugaron a la Universidad para ganarle tiempo al liderazgo

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

La Dirección de Transformación Social finalizó la primera versión del programa "Semillas de liderazgo para la transformación del territorio" destinado a niños y niñas, con el objetivo de fomentar en ellos habilidades de liderazgo y conciencia comunitaria desde temprana edad.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Finalizó la primera versión del programa Semillas de liderazgo para la transformación del territorio en niños y niñas, organizado por la Dirección de Transformación Social. Este programa está diseñado para niños y niñas de diversos territorios, con el objetivo de fomentar habilidades de liderazgo y conciencia comunitaria desde temprana edad.

“Creemos firmemente que este programa proporcionará a los niños y niñas herramientas vitales para su desarrollo personal y futuro, preparándose para convertirse en líderes positivos en sus comunidades locales, barrios y municipios. Es una oportunidad única para cultivar habilidades de liderazgo esenciales desde una edad temprana. Estamos encantados de tener a este grupo de jóvenes en nuestra Universidad, donde están adquiriendo conocimientos sobre liderazgo y transformación personal de manera significativa”, aseguró Juan Camilo Montoya Bozzi, rector de la Universidad UNAB.

Durante las sesiones, los participantes aprendieron temas fundamentales para el desarrollo personal y social. Igualmente, sobre la importancia de ser buenos ciudadanos, respetar las diferencias y cuidar su entorno. Las clases se enfocaron en el autoconocimiento emocional y físico, aprendiendo a gestionar sus emociones y a cuidar de sí mismos.

Además, desarrollaron iniciativas prácticas para transformar sus comunidades presentando proyectos para mejorar su entorno. A través del arte, la cocina y la gestión financiera, los participantes exploraron cómo pueden contribuir de manera creativa y responsable a la sociedad.

“Estamos convencidos que este contacto intergeneracional y la interacción entre niños y jóvenes promueven la cohesión social y la sinergia necesarias para desarrollar proyectos futuros. Estos niños y niñas pueden convertirse en multiplicadores de información y líderes positivos en sus comunidades, contribuyendo así al desarrollo integral de los territorios”, afirmó Doris Amparo Barreto Osma, directora de la oficina de Transformación Social UNAB.

Barreto Osma también resaltó la importancia de los aliados estratégicos que acompañaron este proyecto: Fundación Protona, Fundación Agua Bendita, Fundación Mi Tribu M de María Prada, Fundación Frisby y La Yogur. “Esta colaboración ha sido fundamental para enriquecer la experiencia de los niños y niñas, porque no solo han contribuido económicamente, sino también en la formación de estos jóvenes de distintos territorios de Santander como Tona, Cepitá, el norte de Bucaramanga, Girón y Floridablanca”.

Liderazgo en las comunidades

El programa finalizó con la presentación de los proyectos desarrollados por los niños y niñas, quienes compartieron sus ideas y soluciones para mejorar sus territorios ante invitados especiales. Esta experiencia no solo fortalecerá sus habilidades personales y sociales, sino que también inspirará un sentido de responsabilidad y liderazgo en cada uno de ellos, promoviendo un impacto positivo y sostenible en sus comunidades.

“Liderando y transformándome me enseñó que sí es posible pensar en grande y que las metas se cumplen si se trabaja con amor y constancia. Estoy agradecida con todo el equipo de Transformación Social, porque nos colaboraron y nos enseñaron mucho de verdad transforman vidas”, manifestó Mauren Xilena Largo Cárdenas, participante del programa.

Igualmente, los padres de familia destacaron la importancia de este tipo de espacios.  “La verdad estoy muy agradecido por esta oportunidad que le están dando a nuestros hijos. Ellos están creciendo y con este proyecto de liderazgo van a potenciar su proyecto de vida por eso este programa es tan importante para ellos. En nuestro caso venimos desde Cepitá y es la primera vez que veo que le dan la oportunidad a un niño del pueblo de venir a formarse aquí en esta universidad”, aseguró Julián Enrique Quiñones, quien acompañó a su hija en todas las sesiones que se realizaron en Bucaramanga.

El evento también contó con la participación de algunos integrantes de la Orquesta Sinfónica de Bucaramanga, en su presentación enviaron un mensaje de liderazgo y compromiso en el Auditorio Menor Alfonso Gómez Gómez de la UNAB.

Más reciente