ir al contenido
🔴

Ruanda recuerda tres décadas de una tragedia: el genocidio tutsi

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Ruanda conmemoró los 30 años del genocidio que mató a 800,000 personas en 100 días. En ceremonias lideradas por el presidente Paul Kagame, se destacó la inacción internacional durante la crisis. Durante una semana de luto, el país suspendió la música y eventos no relacionados en lugares públicos.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Ruanda marcó el sombrío hito de los 30 años desde el genocidio que devastó el país y se cobró la vida de 800,000 personas en un lapso de 100 días, reconocido como una de las atrocidades más sangrientas del siglo XX.

Las conmemoraciones anuales del 7 de abril, fecha en la que las milicias hutus desataron el horror, estuvieron marcadas por la ceremonia de encendido de una llama en el Memorial de Gisozi en Kigali, sitio de descanso para unos 250,000 muertos.

El presidente Paul Kagame, quien lideró el grupo rebelde Frente Patriótico Ruandés (FPR) que eventualmente terminó con el genocidio en julio de 1994 y ha gobernado desde entonces, presidió el evento. Durante su emotivo discurso, Kagame acusó a la comunidad internacional de haber dado la espalda a Ruanda en su hora más oscura. "Nos abandonaron todos, ya fuera por desprecio o por cobardía", aseveró frente a una multitud reunida en el BK Arena, una moderna arena en la capital.

Personalidades notables y líderes internacionales asistieron a la conmemoración, destacando la presencia del expresidente de los Estados Unidos Bill Clinton, quien reconoció la inacción de su gobierno durante la crisis como uno de sus mayores fallos en el poder.

Moussa Faki Mahamat, presidente de la Comisión de la Unión Africana, hizo un llamado a la introspección y la responsabilidad: "Nadie, ni siquiera la UA, puede evitar disculparse por haber sido inmóviles ante un genocidio anunciado. Demostremos el coraje de admitirlo y asumir nuestras responsabilidades".

Francia, representada por el ministro de Relaciones Exteriores, Stéphane Séjourné, y el secretario de Estado del Mar, Hervé Berville, quien es originario de Ruanda y fue evacuado durante los primeros días del genocidio, también participó en el acto.

Como signo de luto y respeto, el país ha impuesto una pausa en la difusión de música en lugares públicos y medios de comunicación, así como la transmisión de eventos deportivos y películas que no estén relacionados con la conmemoración durante una semana.

El genocidio fue la dramática culminación de una intensa campaña de odio y violencia, que se aceleró después del fatal atentado que costó la vida al entonces presidente Juvénal Habyarimana. El ejército, las milicias Interahamwe y civiles, dotados de pistolas, machetes y garrotes, desataron una matanza sistemática contra los tutsis y hutus opositores al régimen, deshumanizándolos con el término peyorativo "inyenzi".

Más reciente