ir al contenido
🔴

Tribunal de Bogotá ratifica condena de 36 años a venezolano por homicidio

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Edgar Francisco Acosta ha sido condenado a 36 años de prisión por el homicidio de un trabajador durante un robo en Bogotá, Colombia. El Tribunal de Bogotá rechazó la apelación de Acosta, afirmando que el estado de ebriedad de la víctima fue aparente y contribuyó a su indefensión.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Bogotá confirma la condena de Edgar Francisco Acosta por el homicidio de un trabajador en la capital colombiana. El hecho que conmovió a la ciudadanía, involucró el uso de una piedra como arma letal en un acto de robo. Acosta, de nacionalidad venezolana, fue sentenciado a cumplir 36 años en prisión tras la apelación de su defensa, la cual fue rechazada por el Tribunal de Bogotá, consolidando así la pena inicial impuesta por un juzgado inferior.

El abogado Marlon Díaz, al frente de la representación de las víctimas, *"Ha estado en la primera línea del proceso judicial, luchando junto con la Fiscalía para probar la culpabilidad del homicida"*. Díaz destacó el logro de la acusación en el juicio, donde se describieron detalladamente los eventos que llevaron a la muerte de Jhonson Zorrilla, a quien Acosta atacó con una piedra con el fin de robarle, causándole la muerte casi instantáneamente.

Según la Fiscalía, la víctima, identificada como Johnson Zorrilla Marín de 56 años, fue interceptada por Acosta y su cómplice, Carlos Astudillo, quienes la atacaron por la espalda para sustraer sus pertenencias. *"Después de compartir con un amigo, la víctima, fue sorprendida por los criminales que se aproximaron en bicicletas y, sin mediar palabra, procedieron al robo"*, relató la autoridad judicial.

A pesar de los argumentos de la defensa, que sugerían desconocimiento sobre el estado de ebriedad de la víctima para rebatir la premeditación, el Tribunal no solo desestimó estos, sino que **enfatizó que la elección de Zorrilla como blanco se debió a su visible estado de vulnerabilidad**. Además, dejó claro que su estado de embriaguez fue aparente para los atacantes, quienes se aprovecharon de la situación, un factor que se consideró probado y contribuyó a la afirmación de la indefensión de la víctima.

Con la presente decisión, se cierra un capítulo en este caso de violencia, y se emite un mensaje contundente sobre las consecuencias de actos atroces en la sociedad colombiana.

Más reciente