ir al contenido
🔴

Una historia que no me han contado… la he vivido ¡locos por el leopardo!

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

El Atlético Bucaramanga celebra su 75 aniversario. A pesar de no haber obtenido un título de liga, el equipo ha mantenido una base de fanáticos apasionados y continúa generando nuevas generaciones de seguidores. El artículo destaca momentos y personajes destacados en la historia del club.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Por: José Luis Alarcón/Especial Periódico EL FRENTE.

75 años cumple una pasión llamada Atlético Bucaramanga, una Fiebre Amarilla, un sentimiento inexplicable que arranca de lo más profundo de cada uno de quienes fuimos contagiados de esta enfermedad y que llevamos con orgullo, así sea que jamás hemos podido celebrar un título de Liga y que nuestro escudo esté limpio de una estrella y las vitrinas en el edificio Gualanday no alberguen los símbolos del triunfo y la victoria.

Fue en 1973 cuando por primera vez mi mente empezó a recoger como una REC cada domingo, cada partido en el Alfonso López, llevado de la mano de mi padre don Luis Ernesto a quien cariñosamente en el Parque Centenario. lleno de comerciantes informales que poco a poco fueron construyendo su propio centro comercial llamado Sanandresito le apodaban “calzones”, devuelvo entonces el casette y aparecen imágenes inolvidables de las competencias de triciclos, la corneta de la torre, de jugadores como Carloman Ávila, el “Burro” Centeno, Masnic, el brasileño “Pipico” tío del gran fenómeno Ronaldo y el inolvidable arquero paraguayo Roberto Riquelme que luego pasa a Millonarios por un canje por Guillo y el lateral Gabriel Hernández, que apoyaron esa base para el gran equipo que terminaría de sellar el pacto de amor eterno por el Leopardo, ese 1975 inolvidable que lleno de ilusión la posibilidad de un primer título, ese que se escapó en el génesis de esta linda historia.

Sí, el del 58 que dirigió Peluffo padre del “sese” y el 60 de Barbiere un argentino apostador, según mi viejo que acompañó esa ilusión en Bogotá y de cuya historia se desprendieron cualquier cantidad de mitos por la goleada 5-1, que nos propinó el Santa Fe de Resnick, Campana, Perazzo, Panzuto, Tovar y el “zipa” González; era la era de Américo José Montanini, nuestro gran ídolo por siempre llegó en 1956 a llenar nuestros corazones de magia y fantasía, aún sin verlo jugar, junto a “Cuca” Aceros, Marcos Coll, Berto, Janiot, Marini, Scrimaglia, Otero y el gran Álvaro Solarte, ellos abrieron por primera vez la puerta a la grandeza, pero quedó la ilusión en el camino que recogió don Víctor Pignarelly, armando un equipazo con Migueluchi, Hernández, Centeno, “Cabezón” Ramírez, “Bombillo” Castro, Frascuelly, “Papo” Flórez y “Pitula” Martínez y un tridente ofensivo que quedó para siempre en mi memoria y corazón, Eduardo Guillio (brasileño) Eduardo Emilio Vilarete y el maestro Alfredo Arango ¡vaya equipazo! Peleamos con el cuchillo entre los dientes el hexagonal final.

Nuevas generaciones se sumaron a este loco amor

Luego llegó 1984 para alimentar nuevamente la posibilidad de campeón, “Cuca” Aceros y Aureliano Montañez, dupla inolvidable en el manejo del equipo, nuestros, con sabor santandereano y un combazo con el “Loco” Landaburo, “Chonto” Herrera, Estrada, Mendoza, Alex Churio, Quiñónez, “El nene” Juan Carlos Díaz, Miguel Oswaldo González, “Pirata” Ferrer, “El Rambo” Sossa, llegaba el “Pony” Maturana, casi, casi, casi, estuvimos cerca, nuevas generaciones se sumaron a este loco amor.

Llegaron los 90, con el “Tucho” Ortiz buenas campañas con Olalla, Kiko Barrios, Héctor Méndez, Robert Villamizar, Elías Correa, Uribe y los “Micos” García santandereanos de pura cepa, llegamos a un tercer lugar, y cuatro años más tarde en 1997, lo más cerca que estuvo el Leopardo de dar la vuelta olímpica con Carlos Mario Hoyos como director técnico y Carlos Paniagua su asistente, hoy el flamante técnico de las selecciones menores femeninas de Colombia. Era el equipo del “Fantasma” Ballesteros, Guirán, “Cheo” Romero, Nelson Gómez, “Misil” Restrepo, Lucio España, Jhon Alex Rodríguez, Manuel Galarcio, Casquete, Pizarro y “Jumbo” Vásquez, subtítulo y primera experiencia en Copa Libertadores de América, vaya recuerdo.

Llegó el nuevo siglo con nuevas experiencias altas y más bajas, 7 años en la B, ires y venires, muchos cambios, pasamos de sociedades sin ánimo de lucro con derechos de los hinchas a sociedad anónimas privadas cerrando posibilidades de pertenencia general. Poca estabilidad administrativa, relaciones frágiles de hinchas, directivos y una prensa deportiva que aportábamos muy poco hasta llegar 2024. Y ya ustedes saben de qué estoy hablando, “hagamos algo diferente para obtener resultados diferentes” ¡ALELUYA! por fin los directivos lo entendieron, se la jugaron por Rafael Dudamel, apostaron todo a él, y Rafa fue valiente y retador ante el frío panorama de los antecedentes, armó lo suyo y convenció a propios y extraños, con liderazgo, despertó el “Leopardo” moribundo, nuevamente la ilusión y nuevamente #SoñemosJuntos …aquí vamos, de los 75 años, 50 en carne propia, muchas temporadas, más de 2000 partidos local o visitante, viajando en carro, bus o avión…y les juro, no lo pensaba, pero ya estoy convencido, me subí en el bus de la victoria como todos…con las mejores sensaciones, de la mano de Dios y una hinchada loca, habida de gloria ¡¡¡Feliz Cumpleaños Querido Leopardo!!!

Más reciente