ir al contenido
🔴

“No es tiempo para que desvanezca la moral”

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

El General Eduardo Zapateiro agradece a los miembros de las FF.MM. y la reserva activa de Colombia, destacando su esfuerzo y sacrificio. Insta a los comandantes a valorar y atender las necesidades de los soldados, manteniéndose respetuosos y rectos frente a los niveles superiores.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Mensaje del General (R) Eduardo Zapateiro a los miembros de la FF.MM. y la reserva activa.

Corresponde al comandante, hoy y siempre, no perder de vista que el soldado colombiano es la representación de la nobleza, humildad, sinceridad, curiosidad, superación y gratitud. Apreciados y por siempre recordados lanzas, soldados, suboficiales y oficiales:

Hoy escribo estas líneas para llegar a cada uno de ustedes y decirles que es motivo de orgullo para los colombianos todo lo que han dado de sí mismos en este tiempo tan difícil. Gracias por seguir construyendo la patria que hemos heredado. Nos siguen alentando quienes hicieron el sacrificio supremo por el país que soñamos.

Soldados, cabos, sargentos, tenientes y capitanes, a ustedes quiero manifestarles que valoramos el inmenso esfuerzo físico y táctico que a diario hacen por los colombianos. Ustedes dinamizan el nivel táctico, ejecutando los planes de campaña que desarrolla el Ejército en todo el territorio nacional. También es necesario resaltar su liderazgo y compromiso con los hombres y mujeres que integran sus escuadras, pelotones y compañías. Ustedes son los dueños de las acciones en el campo de combate; ustedes son quienes conocen el terreno, quienes, con caballerosidad y aprecio, interactúan con las comunidades; ustedes son los adalides de la esperanza del pueblo que los recibe.

Corresponde al comandante, hoy y siempre, no perder de vista que el soldado colombiano es la representación de la nobleza, humildad, sinceridad, curiosidad, superación y gratitud. Nunca dejen de escucharlos, conocerlos, atender sus necesidades hasta donde su nivel de responsabilidad se los permita y elevar la voz cuando se haga necesario, dentro de los principios institucionales de respeto y rectitud a los niveles superiores.

A los mayores, tenientes coroneles y coroneles, así como a los sargentos mayores de comando de batallón y brigadas, expresarles también nuestra admiración. Ustedes han alcanzado, con su experiencia y brillantes carreras, un sitial de decisión, un lugar en donde el ejemplo que dan es inspirador para las nuevas generaciones. ¡Enorme responsabilidad la que han asumido! Su conocimiento es fundamental para acompañar a sus comandantes en la toma de decisiones al nivel operativo. Ustedes son los principales consejeros de sus generales, lo que demanda rigor y profesionalismo en cada recomendación, nada es al azar.

Lo anterior incluye asumir responsabilidades apremiantes frente al bienestar de nuestros hombres y mujeres, contar con una logística fortalecida, el equipamiento adecuado, el entrenamiento indicado y, lo más importante, rodear, proteger y mantener siempre en alto la moral del personal. La moral es todo en un soldado, es la fuerza que le permite superar los momentos adversos y hacerle ver que todo es posible. Busquen siempre la motivación de sus subalternos y compañeros, nunca descuiden este aspecto.

En el nivel estratégico, al cuerpo de generales y sus sargentos mayores de División, Comando Conjunto y Comando de Fuerza, recordarles que, en tiempos de incertidumbre como los que actualmente vivimos, ustedes tienen la obligación moral, institucional y constitucional de preservar las convicciones y tradiciones sublimes de la carrera de las armas. En los principios éticos y los valores morales y elevado espíritu de cuerpo basado en virtudes militares, reposa el fortalecimiento de los lazos inquebrantables entre la institución militar y su población.

Soy un convencido de que NO existe en la Tierra alguien más leal a su país que el SOLDADO, porque en él se confían las armas de la República. Cuando NO hay claridad en la mente y entendimiento de nuestros hombres, llega a sus mentes la incertidumbre, que no es otra cosa que “el grado de desconocimiento o falta de información, porque existen desacuerdos sobre lo que se conoce o podría conocerse”.

Por eso, es superlativo, mis apreciados y respetados generales y sargentos mayores de comando, no dejar caer en dudas ni ambigüedades a sus subalternos, que desde el nivel táctico y operacional hacen todo por los colombianos: ustedes son la luz de sus hombres y mujeres y la esperanza del ciudadano desprotegido.

Lo anterior lo advierto como soldado experimentado y como excomandante del Ejército de los colombianos, para que quede constancia de que lo que hemos venido viendo en los territorios se está saliendo de control y parecen no existir líneas rojas para los grupos criminales con los que se están adelantando negociaciones, como tampoco parece existir un contundente rechazo a las situaciones de maltrato contra la fuerza pública.

NO será responsabilidad de las tropas ni de sus comandantes naturales, sino del Gobierno nacional, que NO se ha preocupado por establecer y fortalecer herramientas que protejan jurídicamente a las tropas de los atropellos que por años se vienen presentando. NO descansaré un solo día en proteger a la institución y su compromiso de defender el orden constitucional de la República de Colombia.

Queridos colombianos, les insto a proteger a sus Fuerzas Armadas para contar con la legislación y el equipo adecuado ante las nuevas amenazas. Por más de 200 años, hemos sido respetuosos de la Constitución y las leyes. Esto nunca cambiará en nuestro maravilloso país, de larga tradición democrática.

Saludo especial a sus familias

Más reciente