ir al contenido
🔴

Vinicius rompe a llorar al hablar de los ataques racistas que sufre

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Desde que denuncié la primera vez, las cosas han empeorado, porque como no los castigan, saben que pueden hacer de todo”, denuncia el brasileño, que este martes se enfrenta a España en el Bernabéu.

"El brasileño denuncia que desde que realizó la primera denuncia, la situación ha empeorado debido a la falta de castigo, lo que da lugar a un ambiente en el que sienten que pueden actuar impunemente. Además, destaca que se enfrentará a España en el Bernabéu este martes."
La visita de Brasil este martes al Bernabéu para enfrentarse a España (21.30, La1) tiene un trasfondo significativo que se remonta a un incidente en mayo del año pasado en Mestalla. Durante ese partido, Vinicius detuvo el juego para señalar a las personas que le gritaban insultos racistas desde la grada, lo que lo llevó a dudar si debía abandonar el campo. El entrenador, Carlo Ancelotti, le consultó si deseaba continuar y él optó por quedarse. Este lunes, en la víspera del partido, Vinicius compareció ante los medios con el escudo de Brasil en la sala de prensa de la ciudad deportiva del Real Madrid, hablando sobre el racismo que ha enfrentado en España y terminando con lágrimas similares a las de aquel día.

Fue después de unos diez minutos de respuestas sobre los ataques y la tristeza que se le va acumulando. Y sobre el impulso que siente para seguir alzando la voz como aquella tarde alzó el brazo para señalar a los racistas en la grada. “Quiero que las personas negras puedan tener una vida normal como todas las otras. Quiero seguir luchando solo por eso; porque si no, me quedaría en casa y no podrían hacerme nada. Voy a los partidos con la cabeza centrada en jugar, para poder hacer lo mejor para mi equipo y a veces no siempre es posible, y entonces, me tengo que concentrar mucho, todos los días”. En ese punto, se quebró.

Se llevó la mano a los ojos, que rebosaban lágrimas. Miró abajo, resopló, volvió a enjugarse las lágrimas. Trató de reordenar la respiración y consiguió añadir: “Solo quiero jugar al fútbol. Solo quiero darlo todo por mi club y mi familia...”. No pudo seguir, y parte del nutrido grupo de periodistas presentes, sobre todo los brasileños, llenó el momento con un aplauso. Como hizo Ancelotti aquel día en Mestalla, Rodrigo Paiva, el responsable de prensa de la federación brasileña (CFB), le consultó qué hacer: “Le he preguntado si quería seguir, y quiere seguir”.

Desde hace días, cuando acordaron que compareciera antes del encuentro, todos sabían que sería un trance difícil para el futbolista. Su equipo de trabajo lo desaconsejaba. Pensaban que no era la mejor manera de proteger al jugador. Sin embargo, también eran conscientes de cuál es el objetivo del amistoso, la causa a la que él quiere contribuir, y el empeño que ha mostrado, pese al sufrimiento que le genera. “Cada día, cada denuncia, me provoca mucha tristeza”, dijo. “Pero no soy solo yo, sino todos los negros que no solo en España, sino en todo el mundo, sufren en el día a día el racismo verbal”. La semilla de su empeño se plantó hace mucho, como recordó este lunes: “Me padre tuvo dificultades para trabajar por ser negro. Cuando tenían que escoger entre él y un blanco, siempre escogían a un blanco”. Su padre, el Vinicius que hace que él sea Vini Jr., se ganaba la vida como instalador de cables de telefonía.

Es notable el compromiso del jugador brasileño, quien ha estado estudiando el tema del racismo durante meses para comprenderlo mejor y combatirlo de manera más efectiva. Su determinación es clara al afirmar: “Jugar al fútbol es muy importante, pero luchar contra el racismo es importantísimo”. Además, expresó su deseo de que en el futuro, ningún niño de cinco años pase por lo que él ha experimentado. Este enfoque en la lucha contra el racismo muestra la profundidad de su compromiso.

Más reciente

Paseo a la costa terminó en tragedia

Paseo a la costa terminó en tragedia

Sandra Villarreal Páez murió en un accidente vial en la vía Plato-Pueblo Nuevo. Su hijo Juan, conductor, chocó contra un puente y el carro se incendió. Ambos hijos sobrevivieron con heridas y las causas del accidente están siendo investigadas.