ir al contenido
🔴

Abren investigación por fatiga de puente peatonal en Cepitá

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Tras colapsar un puente en el río Chicamocha solo un mes después de su construcción, la Procuraduría General de la Nación de Colombia investigará las posibles causas y las supuestas prácticas irregulares en su construcción, que costó más de $1.250 millones.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

El ente de control indaga las causas que habrían generado la caída de un puente colgante sobre el río Chicamocha, ubicado en la vereda San Miguel.

Por Camilo Ernesto Silvera Rueda

Redacción Política / EL FRENTE

Tan solo un mes y 22 días duró el puente colgante que se construyó para que

la comunidad de Cepitá se viera beneficiada, desde la vereda San Miguel hacia El Basto en Curití y Aratoca. Se trata de un puente de más de 115 metros que fue construido para que la comunidad atravesara el río Chicamocha.

El puente lo entregó el gobierno de Mauricio Aguilar lo entregó con el fin de que los niños y adultos no corrieran riesgo con sus vidas.

Sin embargo, tras conocer una información acerca de la supuesta mala calidad de la obra efectuada en un puente del municipio de Cepitá, la Procuraduría General de la Nación abrió indagación preliminar contra funcionarios aún por determinar de la Gobernación de Santander.

De acuerdo con lo que manifestó el el ministerio público, el ente de control indagará las causas que habrían generado la caída de un puente colgante sobre el río Chicamocha, ubicado en la vereda San Miguel que comunica a la vereda Basto, de Curití, con Aratoca, el cual fue entregado por el ente territorial a la comunidad el 30 de diciembre del 2023.

Según la denuncia publicada en el medio virtual, el 14 de febrero 2024, tan solo un mes y medio después de haberse entregado la obra, habría colapsado el puente que le costó a la gobernación más de $1.250 millones.

La Procuraduría Regional de Instrucción de Santander decretó la práctica de pruebas con el fin de verificar la posible ocurrencia de conductas irregulares, y determinar si son constitutivas de falta disciplinaria o si se ha actuado al amparo de una causal de exclusión de la responsabilidad frente a los hechos denunciados.

Más reciente