ir al contenido
🔴
Espacio Publicitario

Confesiones del coronel (R) Aguilar ante la JEP (II)

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

En la primera entrega de este reportaje, el exgobernador Hugo Aguilar Naranjo relató ente la JEP cómo fueron los inicios de sus relaciones con los paramilitares, de esa relación que se gestó con Carlos Castaño y Don Berna, quienes motivados por la venganza tras la muerte de los hermanos Galeano y Los Moncada a manos de Pablo Escobar, decidieron entregar información crucial para realizar operativos contra el capo del cartel de Medellín. Luego relató cómo retomó esos contactos para realizar actividad política en algunas zonas de Santander, en el marco de su carrera por una curul a la Asamblea de Santander. Hoy EL FRENTE continúa con este reportaje desde esa etapa como funcionario público en la corporación departamental y su carrera hacia la gobernación de Santander.

Por Camilo Ernesto Silvera Rueda - Redacción Política / EL FRENTE

Tal y como lo expuso EL FRENTE en su edición impresa más reciente, el excoronel Aguilar Naranjo actualmente se encuentra en libertad, con pena cumplida, por el delito de concierto para delinquir agravado y en su deseo de obtener beneficios que otorga la Justicia Especial para la Paz (JEP) presentó hace 4 años su solicitud de sometimiento a la justicia transicional, instancia a la que llega Aguilar Naranjo en calidad de agente del Estado no integrante de la fuerza pública, el marco de su gestión política y las relaciones que sostuvo con los paramilitares del departamento de Santander.

La audiencia única de verdad se realizó este martes 23 de enero desde la capital del país con retrasmisión vía internet para todo el país, audiencia que tiene como premisa que los aportes de verdad suministrados por el exgobernador de Santander deben servir de utilidad para las investigaciones del Caso 08, que aborda los crímenes cometidos por la fuerza pública y por terceros civiles en asocio con paramilitares.

EL FRENTE presenta el siguiente relato dado su importancia histórica para Santander, y lo hace en primera persona para evitar la tentación de motivar interpretaciones personales por parte del periodista, interpretaciones que a la postre pudieran convertirse en alguna clase de sesgo que afecte la relación del lector con los hechos históricos narrados por el protagonista de la historia.

Siendo diputado permití el

crecimiento de los paramilitares

Ya para el año 2001 yo fui elegido diputado a la Asamblea de Santander. Pero tengo que ser enfático y aclarar que yo no recibí apoyo de ninguna clase para hacer elegido diputado por los paramilitares, mi votación se centró en la Provincia Guantina y el Área Metropolitana de Bucaramanga, sin embargo, como diputado, y es la verdad y con mucho arrepentimiento tengo que aceptarlo, hice uso de la omisión porque además de ser legislador del departamento era mi obligación denunciar, porque cuando llegaban a la Asamblea las denuncias sobre el crecimiento de las autodefensas en el departamento, así como de la guerrilla, nunca hice un debate ni a la fuerza pública ni a la gobernador ni a las autoridades administrativas que tenían la obligación de garantizarle el derecho a la seguridad, la vida y la tranquilidad a los ciudadanos.

Efectivamente, nos dimos cuenta del crecimiento de fenómenos criminales como la extorsión, el desplazamiento, el robo de gasolina, que fue una de las fuentes de financiación de las autodefensas, y observaba uno también que esa presencia de los paramilitares creció hacia todos los sectores del departamento, generando desplazamiento de comerciantes, robo de ganado y extorsiones, porque obviamente la gente en los sectores rurales estaba obligada a pagar extorsiones.

Para esa época creció el accionar y su rango de acción el Bloque Central Bolívar, con sus distintos frentes como el frente Isidro Carreño, que lo dirigía áreas Botalón, con jurisdicción en el bajo Simacota, Santa Elena del Opón, La Paz, Guacamayo y San Benito, cuyas poblaciones fueron sometidas por el accionar de las autodefensas.

También estaba el frente Botalón que lo dirigía alias Botalón, frente que operaba en Cimitarra, Puerto Parra y Puerto Triunfo; también estaba el frente Lanceros de Vélez, que lo comandaba alias Alfonso, que tenía como jurisdicción los municipios de Barbosa, Vélez, Puente Nacional, San Benito, Guepsa, La Belleza, Florián, Sucre.

También estaba el frente Comuneros, que lo dirigía a alias Mateo y alias El Parabólico, que tenía como jurisdicción los municipios de Suaita, Gambita, Confines, Socorro, Simacota, Guapota, Chima, Palmas del Socorro y sus distintos corregimientos.

Igualmente, está el frente Cacique Guanentá, al mando de alias Víctor, y su jurisdicción era San Gil, Charalá, Riachuelo, Barichara, Villanueva, Cabrera, Jordán Sube, Cepitá, Curití, Aratoca, con influencia también en los municipios de García Rovira, zona que era mucho más dominada por la guerrilla, y cuya presencia obligó a 19 alcaldes de esa provincia, junto con otros alcaldes de la provincia de Soto Norte, a despachar desde la Gobernación de Santander, sin la posibilidad de ingresar a sus territorios debido al peligro que representaban los grupos armados de la ley.

Por otro lado, estaba el frente Magdalena Media, que al comienzo lo dirigía Camilo Morantes pero que después de que él fue asesinado pasó a comandarlo alias 70. Su jurisdicción era Ríonegro, Lebrija, Zapatoca, San Vicente de Chucurí, Barrancabermeja, Sabana de Torres, Playón y Puerto Wilches.

Además también estaba al frente Metropolitano, que lo comandaba a alias Ronald con influencia también de alias Taraza. Su jurisdicción eran los municipios de Bucaramanga Floridablanca, Piedecuesta, Girón, Los Santos, Santa Bárbara y los siete municipios de la provincia de Soto Norte.

Nuevamente, sobre este aspecto quiero hacer público mi arrepentimiento porque como diputado y luego como gobernador omitía hacer las denuncias respectivas ante las autoridades judiciales para contrarrestar el accionar criminal que ellos desarrollaron en las regiones.

Víctor Carranza en Santander

También tuve conocimiento del apoyo de los esmeralderos en la provincia de Vélez, especialmente de Víctor Carranza que siempre visitaba el municipio de Chitaraque, Puente Nacional y Barbosa, donde tenían el apoyo mutuo al frente de Vélez, y su principal financiador y patrocinador era el cacique Nelson Palacios.

Para entonces este frente era comandado por alias Alfonso, recuerdo mucho que en esa época se presentó el asesinato del concejal Gustavo Pérez, a quién le decían el chulo, en Barbosa, porque él atacaba mucho por las emisoras al cacique.

Además fue un frente que victimizó mucho a los paneleros de la región, a la gente de las fábricas de bocadillos, a los comerciantes que tenían que pagar toda una parte de extorsiones a las autodefensas.

El cacique era jefe político de los Cortés, y ayudaba a su financiación al señor Marcos Cortés, a su hermano Henry, y Domingo Cortés. Pero sobre esto tengo que hacer claridad, que ellos siempre tuvieron muchos enfrentamientos con los paramilitares a pesar de que su jefe político era patrocinador de las autodefensas.

Cabe recordar que el senador Cortés, que hoy es alcalde de Barbosa, fue investigado y  absuelto por la Corte en el marco de las investigaciones que se realizaron a la parapolítica.

Camino a la Gobernación

Ya para la campaña a la Gobernación de Santander entra verdaderamente el apoyo que me dan las autodefensas para ser elegido gobernador, especialmente en lo que era pedir el permiso para poder hacer el proselitismo y ellos indicaban que le decían a la población que debían votar por el coronel Aguilar.

En julio del 2003 me dirigía a hacer campaña hacia Santa Elena del Opón, iba en tres vehículos la comisión, y entre el Guamo y la Aragua había un retén. Yo observé a la distancia que las personas que estaban realizando el retén estaban muy bien uniformados con camuflados del Ejército, pero también observé que había mujeres, inicialmente pensé que era la guerrilla y acercándonos más nos dimos cuenta que eran las autodefensas.

Por radio pudimos saber que el conductor estaba siendo interrogado sobre cuál era la naturaleza de la caravana que se estaba movilizando por el sector y él les respondió que era la caravana del candidato a la gobernación Hugo Aguilar Naranjo, que aspiraba a la gobernación y el mensaje de la persona que estaba interrogando al conductor fue contundente, que a partir de la fecha teníamos que pedirle permiso al comandante Nicolás o que de lo contrario seríamos asesinados.

En un comienzo yo llegaba a esta región invitado por los sacerdotes del Guamo, de Santa Elena y en esas concentraciones no hablaba a pesar de que eran eventos políticos, realmente los únicos que hablaban y quienes hacían las peticiones para las comunidades eran los sacerdotes.

Cuando ya estaba en el municipio de Santa Elena del Opón, un campesino se me acercó y me dijo que venía hacia acá, por el lado del Guacamayo, una caravana de los paramilitares y que me iban a secuestrar, por lo que me sugirió que me fuera. Así fue.  Yo suspendí la reunión y me fui y desde ahí en adelante empezamos a pedir permiso para hacer el proselitismo.

Las distintas reuniones políticas que se realizaban se efectuaban por medio de los candidatos al concejo de las localidades o por medio de líderes sociales, incluso candidatos a las mismas alcaldías.

Posteriormente, el 2 de julio del año 2003 fui citado por parte de alias Víctor, que envió como emisario a Juan Carlos Barrera, que era un parapléjico y el tesorero del bloque de las autodefensas, y nos mandó a citar a todos los políticos que hacíamos campaña a una finca en el municipio de Encino.

Efectivamente yo iba para allá y cuando llegamos hacia las 7 de la noche, cuando llegamos a un sitio denominado La Cantera, observé que estaban ahí los hermanos Cortés, estaba Alfonso Riaño, Rafael Castillo, Jesús Naranjo y otra serie de políticos, y ahí tomé la determinación de devolverme, pero después hablé con Nelson Naranjo y Alfonso Riaño, que fueron representantes a la cámara y condenados por la parapolítica con sentencia anticipada, y me expusieron que el tema era concreto, que se debía pedir permiso para poder continuar con el proselitismo.

Hay restos en Riachuelo

En esa reunión recriminaron y le dijeron a Ernesto Báez que alias Víctor estaba asesinando gente en el municipio de Charalá, más exactamente en el corregimiento de Riachuelo, y que estaban enterrando a la gente en una curtiembre.

Yo me di la tarea de averiguar y efectivamente hubo la construcción de esa curtiembre, instalaciones que todavía están ahí y puedo, si me lo permite la Justicia Especial para la Paz, pagar un perito que haga el estudio topográfico y poderlo aportar para que se puedan buscar esos restos.

Entre esos crímenes que ocurrieron en esa región tuve conocimiento del crimen de Ramiro Franco, que hoy su esposa Suley Niño está reconocida como víctima, y que lo enterraron cerca al corregimiento de Riachuelo. Se sabe ya que sus restos ya fueron encontrados.

Salud para las autodefensas

El otro punto que yo tengo es el tema de los servicios de salud. Todos los hospitales del departamento, clínicas y caso concreto la Clínica Santa Teresita, que era dirigida por el doctor Isaías Buenahora, recibía a los paramilitares que tuvieran enfermos o que tuvieran alguna herida, tenían que atenderlos en estos centros de salud, incluso sabíamos que en algunos hospitales el cuerpo médico fue sacado a la fuerza de las instalaciones y llevados hacia los campamentos, donde ellos tenían sus bases para que los atendieran.

Uno de los casos que resultó de todo esto fue el asesinato del doctor Armando Martínez quien fue asesinado por alias 70, el comandante del frente del Magdalena Medio. El doctor Martínez era dueño de las Droguerías Ideal, y les pagaba una cuota mensual a las autodefensas. Pero de un momento a otro dejó de pagarlas y se negó a continuar haciéndolo, razón por la cual fue citado entre sabana de Torres y San Alberto, que debía ir solo allí, durante el encuentro fue asesinado a bate o garrote. Posteriormente fue citado el grupo de seguridad que él tenía, quienes también fueron asesinados en esa jurisdicción.

Más convenios políticos

con las autodefensas

Siendo yo candidato a la gobernación fuimos citados por los demás candidatos en el municipio del Carmen de Chucurí, y la queja en pleno parque era que el candidato Félix Gómez, los paramilitares estaban diciendo que tenían que solamente votar por él y que no dejaban hacer el proselitismo a los otros candidatos, efectivamente Félix Gómez resultó elegido debido a esta presión, presión que también ejercieron los paramilitares para favorecer mi elección en estos municipios.

Uno de los compromisos concretos sucedió también en el corregimiento de las Mercedes de Cimitarra donde fui citado por parte del candidato Domingo Navarro y Alfonso riaño y en una finca nos encontramos con alias César, que era el segundo comandante de Botalón. El acuerdo que se hizo allí fue que yo debía apoyar a Alfonso Riaño para que saliera diputado, y a Domingo Navarro para que fuera alcalde, y que ellos también me apoyaban con su fuerza de votación, se hizo ese compromiso y finalmente Alfonso Riaño resultó elegido y Navarro fue electo, y yo también salí electo como gobernador.

En todos los municipios del departamento ocurrió lo mismo porque los frentes tenían fuerza y dominio en los diferentes municipios y, a pesar de que habían varias batallones en el área metropolitana y en las distintas regiones, no había un control por parte de las autoridades a los grupos al margen de la ley de las autodefensas, con lo cual se sabía que había una omisión total por parte de las autoridades.

Las autodefensas con

Secretario en la Gobernación

Otro de los compromisos que se realizaron con los paramilitares fue el nombramiento de Bonel Patiño a quien nombré secretario de educación debido a la amistad que él tenía con Ernesto Báez, amistad que inició cuando Báez aún no era paramilitar.

Yo también conocía a este señor Patiño con anterioridad, era también amigo mío porque yo había sido el oficial de enlace cuando yo trabajaba en la Escuela de Carabineros Alejando Gutiérrez de Manizales, y él era jefe de educación superior.

Para esa época Ernesto Báez no era paramilitar sino que era político y se desempeñaba hacia la zona de Anserma (Caldas), ya después de ser elegido gobernador yo quise congraciarme con Ernesto Báez realizando este nombramiento, porque con eso cumplía un compromiso con las autodefensas, y con Ernesto Báez que era jefe político del Bloque Central Bolívar de las autodefensas.

Meses después de iniciar el gobierno yo tuve que destituir al señor Patiño porque él no trabajaba los viernes y regresaba hasta los martes. Y un día tuve que hacer un plan de acción para conseguir los recursos para nombrar los profesores de Santander y el señor Patiño no estaba, pero yo tuve la información, que no hice pública ante las autoridades, que él se iba para la Meseta de San Rafael de Barrancabermeja y allí se reunía con alias 70 y con el comandante de ese frente Ernesto Báez, y me enteré que le ofrecían puestos de profesores.

Pero debido a que no cumplió con las expectativas del programa que yo había trazado para la línea educativa ante el ministerio yo lo destituí, él se contuvo tres días en la Secretaría y al final lo persuadió el Secretario de Gobierno, que era el doctor Oscar Reyes, que también fue condenado por la parapolítica.

Patiño antes de irse pidió que yo lo recibiera, así lo hice, en esa reunión me amenazó y me dijo: “Usted me destituyó, me dañó mi hoja de vida, me las pagará”. Yo le contesté: “Usted se la buscó y de lo que menos sufro en la vida es de miedo”.

A los tres meses salió a decir que él había sido nombrado como cuota Ernesto Báez de las autodefensas en el departamento de Santander.

Su verdad sobre la construcción

del Parque Chicamocha

Sobre el tema del Parque Nacional del Chicamocha tengo que decir que yo proyecté el parque en una de las zonas más álgidas y delicadas de Santander, que era el sitio Caucayá, donde hacía retén la guerrilla, zona en la que hubo confrontaciones en las que hubo bajas del Ejército, bajas de la guerrilla y donde los paramilitares también tenían presencia, tomándose municipios como Jordán Sube que para la época era considerado pueblo fantasma porque la única persona que vivía allá era el señor que manejaba el teléfono de Telecom. Lo mismo pasaba con Cepitá y Aratoca, municipios que fueron víctimas de las tomas guerrilleras y también de los retenes de los paramilitares.

Entonces creé el proyecto turístico para reactivar la economía sin chimeneas que ya hoy es un icono a nivel nacional e internacional, y también para darle una relevancia a esa zona y recuperarla.

Pero era una zona que tenía mucha presencia del ELN. Recuerdo que al municipio no podía entrar un camión o un bus, y programé un consejo comunal al que no pude asistir por seguridad y la presencia del Ejército de Liberación Nacional.

Sin embargo, se realizaron obras para esa zona como un puente vehicular. Recuerdo que cuando iba a inaugurarlo, el capitán Mahecha, que era el director del DAS en ese entonces, me advierte que no fuera a la zona porque él había logrado interceptar una comunicación en la que la guerrilla advertía que tenía minado un tramo de la carretera con explosivos que iban a ser activados a control remoto.

Él me dice que desista de la inauguración mientras que hacía un sobrevuelo de reconocimiento y efectivamente faltando 200 metros para llegar a Cepitá encontraron tres conos vietnamitas que iban a ser activados a control remoto.

En esas mismas interceptaciones el capitán me dice que logró obtener información en la que se advierte de que había guerrilleros trabajando en el parque, que iba a hacer un estudio de antecedentes de los obreros para constatar la información y efectivamente él encontró seis guerrilleros del ELN y seis paramilitares y encuentra también seis bombas en las bodegas del proyecto elaboradas en tubo PVC, con dinamita y metralla y las cuales las iban a activar con mecha lenta.

También se detecta que en el parque habían trabajado ya para esa época más de 50 reinsertados y que quien había servido como intermediario para esas contrataciones había sido Nelson Naranjo, quien también fue condenado por la parapolítica.

Mañana espera la tercera y última entrega.

….

Más reciente

Atlético Nacional sin director técnico

Atlético Nacional sin director técnico

Por amenazas a su familia renunció John Bodmer. La junta directiva del club ´Verde de la Montaña´ aceptó la renuncia del director técnico Jhon Jairo Bodmer este viernes, luego de que el estratega bogotano entregara su carta en la que dejaba su cargo a disposición. La dimisión de Bodmer surge