ir al contenido
🔴
Espacio Publicitario

Confesiones del coronel (R) Aguilar ante la JEP (III)

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

El exgobernador de Santander, Hugo Aguilar Naranjo, sostiene en su última comparecencia ante la JEP que no se enriqueció ilícitamente ni manejó fondos paramilitares. Asegura que sus recursos provienen de su trabajo y varias recompensas gubernamentales.

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Esta es el tercera y última entrega que realiza EL FRENTE sobre la audiencia única de verdad ante la JEP del exgobernador de Santander Hugo Aguilar Naranjo, quien en las entregas anteriores detalló cómo fueron los inicios de sus relaciones con los paramilitares, de esa relación que se gestó con Carlos Castaño y Don Berna. Luego relató cómo retomó esos contactos para realizar actividad política en algunas zonas de Santander, en el marco de su carrera por una curul a la Asamblea de Santander y los compromisos políticos que firmó con mandos medios y altos del Bloque Central Bolívar con el objetivo de que le permitieran realizar política en las regiones bajo su influencia y presionar en su favor al electorado de estas poblaciones. En esta última entrega, EL FRENTE le presenta a sus lectores su relato sobre el origen de sus recursos y desestimó que se hubiese enriquecido de manera ilícita o que hubiera manejado recursos de los paramilitares.

Por Camilo Ernesto Silvera Rueda - Redacción Política / EL FRENTE

Su señoría, en cuanto al proceso de enriquecimiento ilícito y lavado de activos, yo tengo que ser muy enfático en esto yo jamás le recibí un peso a las autodefensas y jamás he manejado un peso de las AUC, que las autodefensas me apoyaron para hacer mi carrera política a la gobernación, sí; eso lo acepto y asumo mi responsabilidad, pero mi patrimonio fue adquirido de manera transparente.

Quiero contarle que yo trabajo desde los 18 años, fui mensajero del Banco Cafetero del municipio de Suaita (Santander), el pueblo donde me crié.

Duré 24 años en la Policía Nacional y siempre recibí mi salarios de acuerdo al grado que tenía, durante mi permanencia en la Policía Nacional fui enviado en el año 1987 y 1988 a España donde tenía mis salarios en dólares.

Igualmente, tenía primas de instalación, prima de medio año y prima de Navidad y mis sueldos en pesos colombianos, además en ese tiempo en España yo fui becado por el gobierno español con $80,000 pesetas mensuales, las cuales formaron parte de mis ingresos, tal y como lo puedo certificar por medio de la documentación que ha llegado al expediente.

En el año de 1992, después de la entrega de Pablo Escobar, a mí me enviaron a Argentina en una comisión para el cuerpo de la embajada y allí hice dos especializaciones: una en la Universidad Belgrano y otra en el Instituto Criminológico Federal Argentino, y recibía mis salarios en dólares, mis primas de instalación, prima de medio año, prima de Navidad y también recibía mis sueldos en pesos colombianos.

Igualmente, después de que terminamos con el operativo contra Pablo Escobar yo fui enviado a los Estados Unidos entre el 94 y 95 donde también recibía mis salarios en pesos colombianos, mi salarios en dólares y mis primas de ley.

Nos dieron las recompensas

Su señoría además por orden del gobierno nacional, del presidente Gaviria, de los mandos institucionales que dirigían ese conflicto armado contra el narcotráfico y contra el Cartel de Medellín en específico, recibimos tres recompensas debido a tres operativos que resultaron con golpes contundentes contra el Cartel de Medellín.

Estos operativos se realizaron con vigilancia electrónica y vigilancia de seguimientos.  Uno de ellos fue el operativo contra Pinina, cuya recompensa establecida por el gobierno nacional fue distribuida entre todos los hombres que integramos el Bloque de Búsqueda.

Lo mismo ocurrió con la recompensa ofrecida por el gobierno nacional en contra de Gustavo Gaviria, primo de Pablo Escobar, así mismo, recibimos los $5000 millones de pesos que ofreció el gobierno nacional por la captura vivo o muerto de Pablo Escobar Gaviria, cuyo operativo de abatimiento dirigí yo personalmente por medio de vigilancia electrónica con un radio Thomson y elementos de triangulación de señal, y gracias a esa noticia que le dimos al país, a nosotros los 23 hombres que integrábamos el Bloque de Búsqueda se nos pagó la recompensa que el gobierno había ofrecido por el paradero del máximo jefe del narcoterrorismo en Colombia.

Sin embargo el gobierno nacional fue muy enfático en que no debíamos hacer alarde de estos dineros, razón por la cual hasta ahora hago pública esta revelación.

Sustentos documentales

Toda esta información yo la soporte con tres informes contables avalados por el señor especialista en contabilidad Óscar Vergara, uno de los estudios tiene 250 folios, el otro con 375 folios y el último en 704 folios, donde se define en detalle la procedencia de mis recursos.

Los rumores de enriquecimiento ilícito datan de unos informes periodísticos cuando yo me subí en un vehículo Porsche.

Y a raíz de ese episodio tuve que disolver mi relación conyugal debido a que quien era mi esposa para ese momento me dijo que estaba muy preocupada por su patrimonio y por el patrimonio que ella había asegurado para el futuro de nuestros dos hijos.

De la misma manera, detallo en esos informes que también otras propiedades porque después de que yo salí de gobernador de Santander tuve que contratar abogados para que me defendieran y me asesoraran jurídicamente en 523 procesos que me abrieron ante distintas instancias de la justicia, los cuales se los debo al doctor Horacio Serpa Uribe, que en paz descanse.

Sin embargo, quiero reiterarle a este tribunal, a usted señor magistrado y a toda la ciudadanía en general de Santander y de Colombia que asumo mi responsabilidad porque por el afán de poder, de ser gobernador de Santander, recibí el apoyo con el permiso de hacer proselitismo de los paramilitares del Bloque Central Bolívar, y hoy me arrepiento de eso por las consecuencias que he venido pagando, no solamente mi persona sino por el sufrimiento de mi familia y la vergüenza que he causado ante el pueblo colombiano y santandereano, después de haberle servido tanto esta patria y haberle servido a mi departamento.

No quiero que estas palabras sean tomadas como un discurso, pero me quedó la satisfacción que Santander durante mi gobierno y después fue el departamento más seguro de Colombia.

Más reciente