ir al contenido
🔴
Espacio Publicitario

En marzo se realizará el segundo cara a cara entre las Farc y sus víctimas en Santander

‼️ Envianos tu denuncia o noticia
Versión Beta Reportar error

Resumen

Generado por Inteliegenica Artifical (OpenAI)
Espacio Publicitario
+ Google Noticias
+ Canal WhatsApp

Pie 1: El espacio se marcó por la escucha y los acuerdos comunes donde las víctimas reconocen la disposición de los firmantes del Acuerdo de Paz y su rol político en el Congreso para incidir en un proceso de reparación colectiva.

PIE2: Pastor Alape, delegado del Partido Farc, aseguró que el compromiso con la paz es indeclinable y prometió que jamás volverán a usar las armas para defender sus ideales políticos.

Miembros de las extintas FARC-EP se preparan para reconocer su responsabilidad en secuestros por motivos políticos realizados en la provincia de Vélez, al sur del departamento de Santander. Esto se realiza en el marco de una serie de diálogos organizados para la reparación de víctimas, que culminará en un evento público en marzo de 2024. Juana Yolanda Bazan, exrepresentante a la Cámara por Santander, es una de las víctimas acreditadas.

Por Camilo Ernesto Silvera Rueda

Redacción Política / EL FRENTE

En el marco del desarrollo del Macrocaso 01 (Secuestro) de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), y especialmente durante el desarrollo de la última audiencia territorial de versiones voluntarias que tuvo lugar por solicitud expresa de las víctimas acreditadas y representadas por la Comisión Colombiana de Juristas (CCJ), se acordó iniciar un proceso de preparación para el reconocimiento público de responsabilidad por los secuestros con fines políticos cometidos en la provincia de Vélez, en el departamento de Santander, propuesta que fue acogida favorablemente por los comparecientes de las extintas FARC-EP pertenecientes al antiguo Bloque Magdalena Medio.

Luego de tres encuentros dialógicos con sus respectivos espacios preparatorios entre víctimas, comparecientes y sus respectivos representantes, llevados a cabo el 27 de mayo, 23 y 24 de junio y el 21 y 22 de septiembre de 2023, se pactó realizar un evento cuya finalidad es que los firmantes asuman su responsabilidad y pidan perdón por las afectaciones generadas al mantener personas secuestradas por desarrollar actividades políticas entre 1990 e inicios del año 2000 en la región.

Teniendo en cuenta la caracterización de daños y afectaciones hecha por la CCJ, los comparecientes reconocerán en eventos que se realizarán durante el mes de marzo, los daños y afectaciones según las necesidades de reparación de estas víctimas, quienes identificaron que debe irse más allá de una reparación simbólica y promover acciones más amplias para el territorio.

Por ello, se definió que se adelantarán unas mesas de diálogo social, las cuales contarán con la participación de las diversas instituciones del Estado que pueden contribuir al desarrollo de la región y a reconstruir el tejido social afectado por el conflicto armado.

“Las víctimas y comparecientes le extendemos la invitación para que nos acompañe en el Acto público de reconocimiento de responsabilidad y solicitud de perdón por parte de las extintas FARC-EP a las Víctimas de las privaciones de la libertad con motivaciones políticas cometidas en la provincia de Vélez y a la posterior instalación de la mesa de diálogo social”, indicó una fuente de la representación de las víctimas,, quien agregó que ambas actividades se llevarán a cabo en el municipio de Barbosa (Santander) los días 15 y 16 de marzo de 2024, a partir de las 8:00 a. m., en la sede de la Universidad Industrial de Santander (UIS)”.

De acuerdo con lo que informó a EL FRENTE Ana María Rodríguez Valencia, Directora de la Comisión Colombiana de Juristas; y Camilo Ernesto Fagua Castellanos, Coordinador de Estrategia de Reconocimiento y Macro Casos Convenio JEP – OEI, estos encuentros, y en especial los diálogos surgidos en estos espacios, poseen un alto contenido restaurador, como lo ha reconocido la Jurisdicción Especial para la Paz.

“Representan la construcción de una nueva sociedad en la que es importante la participación de diferentes sectores sociales y entidades públicas. Lo anterior contribuye a aunar esfuerzos para la construcción de un proceso armónico de garantías de no repetición”, indicó Fagua Castellanos.

Un ejercicio continuo de

perdón y reconciliación

Este evento que esperan las víctimas con tanto empeño desde hace varios años es la suma de varios esfuerzos realizados en el pasado por cumplir los compromisos por parte de los excombatientes de la Farc, quienes durante meses pasados ya han tenido encuentros previos con las comunidades para lograr adelantar este acto de reconocimiento de responsabilidad y solicitud de perdón a las víctimas por las graves privaciones de la libertad cometidas por el antiguo Bloque Magdalena Medio de las FARC-EP.

Javier Peña, director de la territorial Santander de la Unidad para las Víctimas, ratificó el compromiso institucional con la búsqueda de la Paz Total y el acompañamiento para transformar y empoderar a las víctimas: “Reconocemos en ustedes la fortaleza y el poder transformador para soportar y haber salido adelante en estas situaciones. Cuenten con la Unidad para las Víctimas, esperamos seguir estando vinculados a estos procesos de reconciliación y reconocimiento de la verdad”.

El espacio se marcó por la escucha y los acuerdos comunes donde las víctimas reconocen la disposición de los firmantes del Acuerdo de Paz y su rol político en el Congreso para incidir en un proceso de reparación colectiva en beneficio de la provincia de Vélez. De igual forma, los responsables reconocen en las víctimas su sentir y capacidades para transformar su territorio y esperan lograr acuerdos en este proceso.

Las víctimas acreditadas

Entre las seis víctimas acreditadas por el caso 01 de la JEP, Juana Yolanda Bazán fue secuestrada en 1998 por las FARC-EP, siendo diputada de Santander, en el marco de la campaña política a la Cámara de Representantes en la Ciénaga del Opón, un corregimiento de Barrancabermeja. Juana Yolanda recuerda que pasó una gran parte de su retención en la Serranía de San Lucas y que fue muy difícil. “Lo afecta a una física, emocional y espiritualmente. Yo sentí mucho temor, pensé que iba a morir, regresé bastante enferma (…) Mi grupo político también se vio bastante afectado porque estas acciones generaban intranquilidad en la comunidad”, dijo.

“Las víctimas avanzan en estos espacios con los firmantes del Acuerdo en los mínimos para que el acto de reconocimiento y perdón vaya más allá de un mea culpa y se traduzca en un espacio reparador que ayude a la comunidad y al territorio a sanar, objetivo común que se trazó desde el primer encuentro realizado en Bucaramanga en el mes de febrero de 2023 en compañía de la JEP y representantes del sector público”, indicó Peña

“Esperábamos que se diera el momento de saber por qué se dieron las cosas”, afirma Juana Yolanda Bazán, única mujer víctima reconocida en el caso. “En la medida en que los firmantes del acuerdo de paz tengan un acercamiento con las víctimas para el perdón, tratando de mirar cómo ese espacio de encuentro puede servir para ayudar a la comunidad al entorno y al sector donde se cometieron estos actos de retención”, concluye.

Entonces, durante el encuentro, Rodrigo Londoño, senador por el partido Comunes, entregó a cada una de las víctimas y las entidades participantes el libro ‘Relatos de un futuro imaginado’, una obra que recopila historias de firmantes de paz y sobrevivientes del conflicto armado, que actualmente son integrantes de la Fundación Revipaz. Edgar Gordillo Medina, ex alcalde de Chipatá, recibió el libro y dijo: “este es un gesto para entender entre las partes los hechos que sucedieron en la guerra”.

Jairo Reinaldo Cala, representante a la Cámara por Santander y firmante del Acuerdo de Paz, afirma que de este primer acto quedó el compromiso de gestión para estos territorios en materia de vías, educación, salud, recuperación y protección ambiental. En este encuentro Cala informó que se logró incluir en el plan plurianual la pavimentación de la vereda Gualilos – Santa Helena del Opón, la terminación de la Troncal del Carare, la pavimentación de la vía Cimitarra – La India y, añadió, “no concebimos el proceso de paz sin que haya un proceso de verdad, justicia, reparación y que se establezcan unas medidas efectivas para la no repetición”.

Más reciente